fbpx

La odontología preventiva busca prevenir cualquier enfermedad del medio oral, las cuales pueden incluso repercutir en la salud general. Se hace revisando de forma periódica los microrganismos y los métodos de limpieza de los pacientes. El tiempo entre cada consulta dependerá en mayor medida de los hábitos asociados a cada paciente que será entre 6 o 4 meses al año.

La odontología preventiva busca promover, mantener y restaurar la salud oral de todos los pacientes.

Si un paciente acude con la boca en buen estado, se tratará de mantener la salud bucal lo mejor posible. Pero si en caso contrario acude con alguna patología, se tratará de corregir las lesiones lo antes posible y mantener un control adecuado del paciente además de concienzar y educar al paciente de la mejor forma sobre su salud bucodental.

Estas patologías son consideradas en el mundo como problemas de salud pública:
  • Caries dental
  • Enfermedad periodontal
  • Anomalías dentofaciales
  • Maloclusiones
  • Cáncer oral
  • Malformaciones de tejidos dentales
  • Traumatismos maxilofaciales
  • Fluorosis dental

La Odontología preventiva busca ayudar a los pacientes a mejorar sus hábitos de limpieza y mantenimiento dental lo cual incluye:

El cepillado de los dientes.

Dentro de la consulta se busca enseñar las técnicas de un cepillado adecuado ya que esta es la mejor forma de prevenir las enfermedades dentales. Una buena técnica de cepillado dental es aquella en la que se llega a cepillar todas las superficies de los dientes desde el margen de la encía, pasando por las caras externas sin olvidarse de las caras linguales (caras que dan al interior de la cavidad bucal)

El uso del hilo dental.

Cortar un trozo de hilo de unos 30-60 cm y enrollar cada uno de sus extremos en el dedo anular de cada mano, dejando de 3-5 cm entre ambos dedos para poder pasarlo bien entre diente y diente.

Sostén el hilo dental tirante entre los dedos pulgares e índices, y deslícelo suavemente hacia arriba y hacia abajo entre los dientes.

Debes curvar el hilo dental suavemente alrededor de la base de cada diente, asegurándose que pase por debajo de la encía. No debes forzar el hilo, ya que así podrías cortar o dañar la encía.

En los dientes inferiores el hilo es guiado con los índices en vez de con los pulgares para facilitar el control de los movimientos.

Debes desplazar el sector de hilo que hayas utilizado en cada espacio proximal para limpiar a medida que avances cada diente con hilo limpio.

Aplicación de flúor, el fluoruro es un mineral eficaz que previene y detiene los signos de la caries dental, y fortaleciendo la estructura del diente, haciéndolos más resistentes a los ataques de los ácidos.

Seguimiento de los hábitos orales:

Ortodoncia

La participación de los padres es importante. Que ayuden e instruyan a los niños a cepillarse los dientes y los acostumbren a tener una buena higiene oral es crucial.

Mantener una dieta equilibrada.
La aplicación de selladores de fosas y fisuras.
Promover la seguridad y la protección de los pacientes al practicar un deporte.